Colores inalterables

Para cualquier material sintético, la estabilidad del color ante la acción solar es el mayor reto. El sistema empleado en las ventanas de PCV Tecnofen consiste en aplicar un acabado de color a un folio laminado con dos componentes: la cara interior se termosella al perfil por aplicación de temperatura y presión en trenes de rodillos específicos, y la exterior contiene resina acrílica PMMA, la más conocida por su resistencia al sol. 

 

Por su parte, el dióxido de titanio, además de reflejar la mayor parte de la radiación, afianza el color de tal manera que si la superficie fuera dañana o rayada, seguiríamos viendo el color sin variación.

 

En el caso del color blanco, lo que refuerza la estabilidad del color es la incorporación de estabilizantes de rayos ultravioleta, manteniendo su brillo durante décadas de exposición al sol sin cambios ni oscurecimientos.